viernes, 11 de abril de 2008

Lecturas vacacionales?

En este periodo de tiempo mis lecturas más que reflexivas son impulsivas, diríamos que es mi forma de escapar a la rutina diaria, a mis miedos, a mis temores y tristezas. O quizás también una manera de exortizar los malos momentos. Para ello me sirve tanto una novela policíaca como una de ciencia ficción, como narrativa etc....
Para mi, las vacaciones es un tiempo para re-ajustarse y volver a sintonizar con una misma. La calma, la lectura o simplemente estar, es una forma de volver a ser una. Permite reencontrar esos pequeños momentos que sólo son tuyos. Por ello, estas vacaciones aunque la primera semana la pasé en Grazalema, Cádiz, necesité la segunda semana para reencontrarme.
En el camping de Benamahoma vivíamos con las horas de sol y nos metíamos a la tienda sobre las 9 o las 10 de la noche, un buen momento para leer y encontrar esa soledad tan necesaria a veces. Así, me leí o acabé de leer tres libros: Invitación a la filosofía de André Compte-Sponville, Soy Leyenda, de Richard Matheson y la pequeña y gran "joyita" El vino del estío, de Ray Bradbury. Como veis mis gustos son eclécticos.
El libro de Invitación a la Filosofía, es un breve tratado sobre los grandes temas de la filosofía, amor, felicidad, muerte, dios, arte etc.. que con un lenguaje muy sencillo nos introduce a los grandes autores sobre estos temas. Muy recomendable sobre todo para los profanos en esta materia, la bibliografía está seleccionada por temas y con tres niveles de dificultad.
Soy Leyenda es un un libro de ciencia ficción, pero también sobre el alma humana en situaciones límites. Es un hombre que sobrevive a una plaga en solitario y como se enfrenta a esa situación y a sus miedos. Altamente recomendable y en estas fechas casi famoso, acaba de estrenarse una película con el mismo título y con un actor famoso como protagonista, Willy Smith -creo que se escribe así- pero según he leído no tiene la profundidad del libro. Gracias José Manuel tus recomendaciones siempre son estupendas.
Y la joya de la corona, El vino del estío, no se si os habrá pasado algunas veces que de golpe os encontráis un libro que hay que leer a pequeños sorbos porque cada capítulo es un regalo. Un libro que de repente te hacer revivir aquellos tiempos lejanos de la preadolescencia, cuando la realidad y la fantasía se confundían todavía. Para mí ha sido como volver a vivir ese verano pero con un nivel de conocimiento más profundo y a la vez más inocente. Esa mezcla de realidad y fantasía que solo un escritor como Ray Bradbury te puede transmitir. Ya me paso con el libro de crónicas marcianas que me pareció poesía. El vino del estío me recordó aquellos cuentos de la infancia, aquellas historias que yo me inventaba para sobrevivir al hastío del día a día, a mi necesidad de transmitir lo que yo vivía cuando leía, mezclando libros y como ser la/el protagonista.
Ahora escribiendo estas líneas me vienen a la mente el libro de Bernardo Axchaga,
Obabakoak, y ¿Que me quieres amor? de Manuel Rivas. Dónde hay algunos cuentos magníficos también. Para mí ha sido desde hace mucho tiempo el libro que más he disfrutado, gracias Ray por escribir esas historias ......

1 comentario:

MAR dijo...

Hola Lourdes!
Al final he encontrado tus blogs... he pasado por el de excursiones (qué envidida!) y por fin he encontrado este... que (creo) me va a gustar más! Así que ¡ya no te escapas! ya tengo tus blogs pa seguir tus pasos... un besote!

Xcierto... ¿entre tanto y tanto libro... los cuadros tienen hueco? jejeje tienes más cultura en tu casa que el Museo (pansido) de P.Felipe de la C.A.C... qué diudad esta!